Somos animales políticos. Hace siglos que lo sabemos y, probablemente por eso, nuestro instinto político ha caído en ese largo letargo sometido al engranaje de la inercia del que nos despertó el 15M. Habíamos delegado...