Facebook y Twitter nos han brindado los dos nuevos formatos más importantes de los últimos tiempos. En el caso de Facebook, los «estados» o las «historias» o «aquello que he colgado en mi muro», un formato sin nombre, hecho que no responde a otra cosa que al propio y pedestre work in progress de can Zuckerberg. Y en el caso de Twitter, los unívocos «tweets», que forman parte de un simplísimo sistema léxico y conceptual tan bien diseñado (insistimos, diseñado) que no nos despierta otra cosa que admiración.

 

¿Y qué tienen estos dos nuevos formatos que no tengan otros? Bueno, pues seguramente muchísimas cosas, pero en nuestra humilde opinión son los responsables de la masificación del lenguaje híbrido y del nacimiento, por tanto, de una civilización que ya no es oral, ni escrita, ni visual, ni digital, sino híbrida. Y sí, aquí vamos a hacer una breve digresión sobre qué es esto del lenguaje híbrido.

 

Gracias a las conversaciones mantenidas con María Serrano, la superlativa co-editora de The Publishing Lab, supimos de la existencia de los llamados textos híbridos o multimodales. Los definen como «todos aquellos que emplean más de un modo semiótico (escritura, imágenes, recursos gráficos, animación, texturas… ese que se te está ocurriendo ahora mismo) y que los emplean como un elemento comunicativo integral de la narración, no como un adorno complementario» [1]. No es ninguna novedad, claro. Desde los manuscritos iluminados medievales, pasando por los periódicos, las revistas, los libros ilustrados o los cómics, las publicaciones híbridas —con mayor o menor acierto en el ejercicio de hibridación— forman parte desde hace tiempo de nuestra cotidianidad. The Publishing Lab explora, concretamente, aquellas publicaciones de narrativa y ensayo que se han editado en formato libro y que experimentan explícitamente con la multimodalidad. Salvo contadas excepciones, dicen, en la historia de la literatura la exploración literaria no ha ido acompañada de una exploración formatística y The Publishing Lab pretende precisamente «indagar en la cuestión de cómo los mecanismos propios de la comunicación gráfica podrían usarse en un texto como una figura retórica más» [2].

 

05_mis_nietos

 

Cerramos paréntesis para volver a la nueva formatística de las redes sociales. Y es que tras el baño de «estados» de Facebook y tweets que llevamos dándonos desde hace tiempo, no podemos sacar otra conclusión que la siguiente: lo más maravilloso de Facebook y Twitter es que se han inventado el formato adecuado para que tú y yo hablemos en híbrido. Por ejemplo:

 

Antes de Facebook y antes de Twitter, entendíamos algo de híbrido porque leíamos la prensa, las revistas, las novelas gráficas o algún que otro libro infantil. Pero no hablábamos ni escribíamos en híbrido. Llegaron los mails, los sms, los chats, los blogs… y empezamos a usar activamente nuevos formatos de comunicación. Eso sí, comunicación esencialmente textual. Y no fue hasta la irrupción de Facebook y Twitter cuando nuestras frases y nuestras conversaciones empezaron a combinarse con fotos, vídeos, podcasts, links y posicionamientos geográficos. Los textos pasaron a ser glosas de los nuevos elementos y los nuevos elementos glosas de los textos.

 

05_estado

 

05_tweet

 

Afirmamos pues sin tapujos que los formatos básicos de Facebook y Twitter —los «estados» y los tweets— son responsables directos de la configuración y la socialización de un lenguaje híbrido, es decir, responsables directos de nuestra alfabetización multimodal y de que hayamos pasado de ser usuarios pasivos a ser usuarios activos, constructivos y generativos de este lenguaje híbrido, por lo menos en el terreno digital.

 

Y aquí nos detenemos. Dejamos (por hoy) en el tintero temas como la retórica híbrida del lenguaje vulgar, la postfotografía, los estilos, la alfabetización híbrida vs la alfabetización visual, el retorno del vocativo en forma de mención hiperlinkada y cualquier otra cuestión que se os ocurra comentar. Total, el lenguaje híbrido vulgar lo estamos construyendo tú y yo en estos momentos, ¿por qué no vamos a opinar?

 

____

[1] “Sobre TPL” en The Publishing Lab, http://the-publishing-lab.com/es/about.

[2] “Hola, somos The Publishing Lab. Promoviendo la edición híbrida desde 2O11” en The Publishing Lab, http://the-publishing-lab.com/es/features/view/107/hi-we-are-the-publishing-lab.-fostering-hybrid-publishing-since-2011.